Categories
Default

Trabajar en mercadona: opiniones y salarios

Mercadona es una cadena de supermercados natural de Valencia que en los últimos años ha experimentado un notable crecimiento. Posee más de 1650 sucursales y tiene a cargo unos 85.000 empleados. Se ha convertido en uno de los gigantes de la distribución al punto tal que es la segunda empresa más grande del país.

Esta empresa, liderada por Juan Roig asegura ofrecer excelentes condiciones laborales para todos sus trabajadores y estas afirmaciones han podido verse corroboradas por dichos empleados. Sin embargo también han aparecido numerosas opiniones en contra, informándonos cómo es trabajar en Mercadona realmente, cuales son sus salarios y que opinan sus empleados así como aquellos que ya no lo son.

Datos concretos

Mercadona siempre presumió de sus remuneraciones y es verdad que sus sueldos están por encima de otras empresas del mismo sector. El sueldo mínimo establecido para empleados de menos de un año es de 1132€ netos mensuales, aunque la mayoría del personal base de la compañía (más de 4 años de antigüedad) estaría recibiendo actualmente un salario mensual neto de 1.477 euros y 1.797 euros brutos.

En tanto que quienes llevan 2 años trabajando cobran 1224€ al mes y al 3er año esta cifra se incrementa hasta 1337€ mensuales. Esto significa una subida en el sueldo aproximada de 100€ por año por la antigüedad y experiencia adquirida.

Los empleados más antiguos, es decir con más de 4 años, representan casi el 80% de la plantilla de Mercadona, que entre sueldo y gratificaciones, obtienen unos 25.000€ anuales.

Esto nos indicaría que en Mercadona se premia la experiencia y que es posible crecer como empleado y que los contratos temporales son prorrogables si el empleado cumple con las expectativas.

Condiciones laborales

El Instituto Internacional de Ciencias Políticas ha otorgado a Mercadona el título como la empresa que mejores condiciones laborales y oportunidades ofrece a sus empleados. Esto se debe a que la compañía invierte millones de euros en la formación de su personal y proporciona a sus empleados un ambiente de trabajo agradable y en el cual pueden desarrollarse económicamente. 

La empresa ofrece constantemente a sus mejores empleados la posibilidad de ascensos y la obtención de mejores condiciones laborales. Las mujeres en caso de embarazo, obtienen un permiso de hasta 5 meses por maternidad, cobrando el sueldo completo.

La otra cara de la moneda

Si bien lo expuesto anteriormente ha sido corroborado, también hay otra realidad dentro de este gigante, puesto que esos salarios superiores a la media, se pagan con extensas jornadas laborales bajo un régimen de calidad extremadamente estricto. Una continuidad de faltas simples puede ser motivo de despido.

El sistema médico de Mercadona prácticamente no permite tomarse días casi bajo ninguna circunstancia. Es así como muchos empleados afirman que han tenido que ir a trabajar pese a estar con problemas de salud, ya sea por lesión o enfermedad. Pedirse unos días puede llegar a costarles el empleo.

Otros ex empleados cuentan como, si en la empresa sienten que un empleado no cubre con las expectativas, toman una serie de medidas de hostigamiento con la finalidad de que este renuncie y así evitar la indemnización, o bien que se equivoque y así tener un motivo de despido.

Esto explicaría por qué Mercadona es la empresa con más despidos anuales en España y por qué en su plantilla de trabajadores, más del 50% no supera los 20 años de edad. Esto indica que, si bien es posible crecer dentro de ella, también las posibilidades de ser echado o de renunciar por hartazgo son elevadas.

Conclusión final

Dentro del saber popular, todos somos conscientes de que ninguna (o al menos la mayoría) de las grandes corporaciones llegan al éxito justamente por ser generosos, además de ser permisivos con sus trabajadores y la historia lo demuestra. Mercadona no escapa a esta regla.

Si bien sus salarios son de los más altos del sector y las posibilidades de crecimiento son concretas, el precio será la monotonía, trabajar bajo un estricto control sin margen de error y la imposibilidad de tomarse un día aunque la salud no acompañe. 

Para quienes quieran ingresar dentro de las filas de este gigante, tendrán que poner en la balanza si el sacrificio exigido vale la remuneración económica que la empresa ofrece.